Blog de Viajes – eDreams icon
Blog de Viajes – eDreams
  •   5 min lectura

Los paisajes volcánicos son de las mejores cosas que ver en Lanzarote, sin embargo, esta isla del archipiélago Canario, la cuarta en tamaño, tiene mucho más por ofrecer. Como las obras del artista local César Manrique, entre ellas el Mirador del Río, los Jameos del Agua o el Jardín de Cactus. Y, por supuesto, playas paradisíacas, como las de Punta del Papagayo, que no tienen nada que envidiar a las del Caribe. 

A tu llegada, te recomendamos alquilar un coche para poder visitar todos los puntos de interés a tu ritmo o para realizar una ruta por los pueblos más bonitos de Lanzarote. ¿Todo listo para recorrer los 62 kilómetros de la isla? ¡Toma nota de los imprescindibles que ver en Lanzarote!



1. Explora el Parque Nacional de Timanfaya

Entre los municipios de Tinajo y Yaiza se encuentra uno de los espacios naturales más espectaculares de Europa. Hablamos del Parque Nacional de Timanfaya, cuyo protagonista es el volcán de nombre homónimo. Sus erupciones entre 1730 y 1736 cubrieron de lava un cuarto de la superficie de la isla y enterraron nueve pueblos cercanos. Pero no es el único volcán del parque, hay un total de 25, muchos de los cuales se pueden ver gracias a la Ruta de los Volcanes, que se realiza en autobús. 

Volcanes en el Parque Nacional de Timanfaya en Lanzarote, Islas Canarias

Una de las cosas más interesantes de tu visita será presenciar demostraciones geotérmicas gracias a las altas temperaturas del subsuelo. A tan solo 5 metros bajo la superficie se alcanzan los 400 ºC ya que, aunque no ha habido ninguna erupción desde 1824, la actividad volcánica sigue en marcha. También puedes dar un paseo en dromedario y finalizar tu visita en el restaurante El Diablo, donde los platos se cocinan en un horno natural.

2. Báñate en los Jameos del Agua 

¿Sabías que la palabra “jameo” es aborigen? Un jameo es agujero creado en un tubo volcánico cuyo techo se hunde después de una erupción. El tubo donde se encuentran los Jameos del Agua se sitúa al norte de la isla y se originó en la erupción del Volcán de la Corona. Posee 6 kilómetros de longitud que van desde el cráter del volcán hasta el mar y también es donde se encuentra la famosa Cueva de los Verdes.

Cueva interior de los Jameos del Agua en Lanzarote, Canarias

En el caso de los Jameos del Agua, fue el artista lanzaroteño César Manrique quien decidió aprovechar el tubo volcánico para crear un complejo integrado en la naturaleza. Los jameos se sitúan en el punto más cercano a la costa y podrás bañarte en lagos interiores creados por filtraciones marinas. De hecho, se trata de un recorrido por el Jameo Chico, el Jameo Grande y el Jameo de la Cazuela, durante el cual podrás admirar la belleza de este enclave natural único. Pasados los jameos se encuentra el Túnel de la Atlántida, que se extiende un kilómetro y medio bajo el nivel del mar.

3. Adéntrate en la Cueva de los Verdes

En el mismo túnel donde están los Jameos del Agua, creado a partir de la erupción del Volcán de la Corona hace unos veinte mil años, se encuentra la Cueva de los Verdes. Uno de los imprescindibles que ver en Lanzarote si no te da miedo viajar a las entrañas de la Tierra. De hecho, los aborígenes de Lanzarote usaban esta cueva como lugar de escondite para protegerse de los ataques de piratas bereberes.

Interior de la Cueva de los Verdes, en un tubo volcánico de Lanzarote, Islas Canarias

Actualmente está acondicionada e iluminada para que los turistas puedan seguir un recorrido seguro entre sus galerías y grutas formadas por la solidificación de la lava. La mezcla de tonos verdes, ocres, esmeralda y dorados te asombrará. En puntos determinados, las cavidades llegan a los 50 metros de altura y 15 metros de ancho. Algunos de los rincones más destacados de la visita son la Sala de los Estetas, el Horno del Diablo o el Auditorio, donde disfrutar de conciertos en un marco incomparable.

4. Sube al Mirador del Río 

¿Quieres contemplar las mejores vistas de Lanzarote? A casi 500 metros de altura, en el Risco de Famara, encontrarás el Mirador del Río. Ofrece vistas panorámicas sobre la vecina Isla de la Graciosa y el Archipiélago Chinijo, así como sobre las salinas rojizas en la base del risco. Igual que los Jameos del Agua y el Jardín de Cactus, el edificio del mirador es obra de César Manrique, quien lo recubrió de piedra volcánica para integrarlo en el paisaje.

Vistas sobre la isla de La Graciosa desde el Mirador del Río en Lanzarote

En el interior podrás tomar algo en la cafetería y seguir admirando las vistas gracias a los enormes ventanales. Si vas en los meses de verano, te recomendamos visitar el mirador por la tarde, ya que por las mañanas suele estar muy concurrido. Además, ¿a quién no le gustaría contemplar la puesta de sol sobre el Atlántico?



5. Sorpréndete en el Jardín de Cactus

Tanto si eres amante de las plantas como si prefieres no tener que regarlas, visitar el Jardín de Cactus es de las mejores actividades que hacer en Lanzarote. Alberga más de 4000 ejemplares de 450 especies de cactus diferentes, procedentes de los cinco continentes, desde Argentina hasta Madagascar. 

Jardín de Cactus con molino de millo al fondo en Lanzarote, Canarias

Este jardín es el último proyecto que el artista César Manrique realizó en Lanzarote antes de su fallecimiento en 1992. Convirtió una antigua cantera en un jardín con forma de anfiteatro, un lugar envolvente donde conectar con la naturaleza. También se conserva un molino de millo del siglo XIX que se usaba para moler gofio. No puedes irte del jardín sin probar las especialidades del restaurante, ¡croquetas y hamburguesas de cactus!

6. Visita la Casa Museo de César Manrique  

Si las obras del artista lanzaroteño César Manrique te han conquistado, como los Jameos del Agua, el Jardín de Cactus o el Mirador del Río, no te pierdas su Casa Museo. Se ubica en medio de un palmeral en el municipio de Haría, al norte de la isla, y es donde Manrique pasó sus últimos años de vida. En tu visita podrás ver las estancias interiores de esta antigua casa de campo remodelada por el artista, así como también muchas de sus pertenencias. El taller donde pintaba cada día aún conserva dibujos, cuadros y caballetes.

Entrada de la casa museo de César Manrique, artista de Lanzarote

Si te has quedado con ganas de más, te recomendamos visitar la Fundación César Manrique, también antigua casa del artista y donde podrás ver cinco habitaciones construidas en el interior de burbujas de lava. La Fundación se ubica en Tahiche, que pertenece al término municipal de Teguise. Este es uno de los pueblos más bonitos de Lanzarote, en el que podrás subir al Castillo de Santa Bárbara y contemplar las vistas sobre la isla.

7. Disfruta del sol en Punta del Papagayo 

¿Echabas de menos leer sobre playas en este artículo? Al sur de Lanzarote, cerca de la localidad de Yaiza, se encuentra la zona desértica conocida como Punta del Papagayo, donde encontrarás algunas de las mejores playas de la isla. Se trata de una línea de costa llena de calas vírgenes separadas entre sí por formaciones rocosas. Hay siete playas en total, entre las que te recomendamos la Caleta del Congrio, Playa Mujeres y Playa Papagayo. La arena fina y las aguas cristalinas convierten este lugar en uno de los más paradisíacos de la isla.

Vista aérea de la Playa de Papagayo en la Punta del Papagayo en el sur de Lanzarote

Además, es el sitio ideal para practicar snorkel y ver coloridos peces. Después de tomar el sol y bañarte, aprovecha también para explorar las pequeñas montañas que separan las calas y contemplar las vistas a Fuerteventura y la Isla de Lobos. Por otro lado, muy cerca de Punta del Papagayo se encuentra el núcleo turístico de Playa Blanca, donde encontrarás restaurantes, bares, hoteles y otros servicios. 

8. Escápate a la isla La Graciosa

¿Quieres descubrir playas realmente solitarias? Las encontrarás en la isla La Graciosa, con solo dos pueblos en sus 29 km y sin ninguna carretera asfaltada. Si quieres visitar este remanso de paz, deberás tomar el ferry en Órzola, al norte de Lanzarote, que en media hora te dejará en la Caleta del Sebo. Junto con otros pequeños islotes no habitados, La Graciosa forma parte del Archipiélago de los Chinijos, la mayor reserva marina de toda la Unión Europea, con más de 70.000 hectáreas.

Playa con montaña al fondo en la isla de La Graciosa, Canarias

Una vez allí, puedes hacer un recorrido en untaxi 4×4 o alquilar una bicicleta para llegar a las mejores playas. Una de ellas es la Playa de la Francesa, con aguas transparente llenas de peces y vistas a la Montaña Amarilla. Otra de las más famosas es la Playa de las Conchas, donde, aunque no se aconseja bañarse por las fuertes corrientes, podrás disfrutar de la belleza natural del entorno. ¿Te animas a visitar La Graciosa?



¿Te has quedado con más ganas de islas y playas después de Lanzarote? ¡Gran Canaria, Tenerife, Las Palmas y el resto de las Canarias te están esperando!



¿Te sientes inspirado? ¡Busca tu nuevo destino!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti