Blog de Viajes – eDreams icon
Blog de Viajes – eDreams
  •   5 min lectura

Marruecos es un país increíble en cualquier época del año, por eso te proponemos algunas ideas para hacer durante un viaje a Marruecos en invierno. Acercarte a la cultura local en un riad, dormir en el desierto del Sáhara, relajarte en un baño hamam, hacer senderismo e incluso esquiar. ¿Sientes curiosidad? ¡Sigue leyendo!



1. Visitar Marrakech

Sea el mes que sea, visitar Marrakech siempre es una buena idea. A los pies del Atlas y con más de un millón y medio de habitantes, Marrakech se conoce también como “La Ciudad Roja”. Este apodo se debe al color de la tierra local empleada como material tradicional de construcción en los edificios, de un tono ocre rojizo.

Vista panorámica de la Plaza Jamaa El Fna en el centro de Marrakech

Paseando por las calles de la medina llegarás a la plaza Jamaa El Fna, el centro neurálgico de Marrakech. Un gran mercado la ocupa cada día con puestos de comida, zumos de fruta y muchas curiosidades, desde monos a serpientes. Si te gustan las compras, no puedes perderte el famoso Zoco, situado en la parte lateral norte de la misma plaza.



En cuanto a visitas imprescindibles, pon en tu lista la Medersa Ben Youssef, las tumbas Saadíes, la Muralla de Marrakech, la imponente Mezquita Koutobia y los sorprendentes Jardines Majorelle, propiedad de Yves Saint Laurent desde 1980.

Volar a Marrakech solo conlleva alrededor 2 horas desde Madrid o Barcelona. Además, se puede volar desde muchos otros aeropuertos españoles, incluyendo nuevos vuelos abiertos recientemente con salida desde Málaga con Vueling y Ryanair, con los que tardarás poco más de una hora. ¡Organiza ya tu viaje a Marruecos!



2. Dormir en un Riad

Una de las mejores cosas que hacer en tu viaje a Marruecos durante el invierno es hospedarte en un riad. En Marrakech podrás encontrar una gran variedad de riads, pero también en las demás ciudades marroquíes. Pero, ¿qué es un riad?

Son antiguos palacetes o caserones que se han adaptado como alojamiento y que son una muy buena alternativa a los hoteles convencionales, ya que ofrecen una experiencia mucho más auténtica. Se caracterizan por tener pocas habitaciones, todas ellas distribuidas alrededor de un patio central en el que siempre hay una fuente donde corre el agua.

La mayoría de estos patios poseen diseños de azulejos en las paredes, plantas, arcos, aljibes y una decoración muy cuidada. Además, los dueños del riad suelen vivir en el mismo edificio y ofrecen una atención mucho más cercana a sus huéspedes. ¡La forma perfecta de experimentar la cultura en tu viaje a Marruecos!


3. Descubrir el Desierto del Sáhara

Tratándose del desierto de arena más extenso del mundo, con una superficie equivalente a la de China, el Sáhara no puede faltar en la lista de cosas que hacer en Marruecos. Un ecosistema único donde conviven gigantescas dunas que pueden alcanzar los 190 metros de altura junto con oasis de lagos y palmeras llenas de dátiles. 

Las ciudades más recomendadas desde las que hacer excursiones al desierto son Marrakech y Fez. Desde la primera se llega al Sáhara pasando por Ouarzazate, también llamada “puerta del desierto” y por la ciudad fortificada de Ait Ben Haddou, famosa por haber sido escenario de algunas de las películas más taquilleras de la historia, como Star Wars o Lawrence de Arabia. Hay muchas modalidades de excursiones, en jeep, en camello, en quad y también de distinta duración. Aunque se hacen visitas de un solo día, lo mejor es pasar al menos una noche durmiendo en una jaima tradicioinal para disfrutar de la noche estrellada del desierto y de la gastronomía típica de los pueblos nómadas.



Si planificas tu viaje a Marruecos en invierno, debes tener en cuenta el contraste de temperaturas en el desierto. Si bien es cierto que de día el calor es más suave que en los meses de verano, durante la noche las temperaturas también son mucho más frías. Por este motivo, además de gafas y crema solar para el día, ¡no olvides llevar en tu maleta ropa térmica y cortavientos!


4. Relajarte en un hamam

Los baños públicos marroquíes (hamam) son uno de los puntos de reunión social de los locales. Su origen se encuentra en los baños termales romanos, cuya popularidad se extendió por todo el Imperio Otomano. Actualmente, el ritual del hamam se ha internacionalizado como uno de los más beneficiosos para el cuidado de la piel.

La esencia del hamam es el jabón Beldi, hecho de forma natural con aceite de oliva negra, que posee altas propiedades exfoliantes. Después de lavarse y pasar por una sala caliente para abrir los poros, se aplica el jabón Beldi generosamente sobre la piel y se deja actuar durante unos 10 minutos. Transcurrido este tiempo, es hora de frotar la piel con un guante negro llamado kassa para conseguir una exfoliación óptima.  ¡Nada mejor que acabar el ritual del hamam con un buen masaje!


5. Esquiar en el Atlas

¿Te encanta esquiar? No te preocupes, ¡en tu viaje a Marruecos en invierno también podrás hacerlo! Aunque resulte sorprendente, ya que no suele relacionarse e¡al país con este deporte, lo cierto es que en las montañas del Atlas hay pistas con nieve 100% natural donde practicarlo. Además, son las únicas pistas de esquí naturales del hemisferio norte africano.

La más conocida es Oukaimeden, en el Alto Atlas, dotada de infraestructuras al estilo occidental con telesillas y telesquíes, así como pistas de distintos niveles, incluyendo 8 rojas y 2 negras. La segunda en importancia es Michlifen, situada en el Medio Atlas, al lado de la población de Ifrane, conocida como la “Suiza Marroquí”. Aunque no posee ninguna pista negra, en Michlifen encontrarás 5 pistas de diferentes dificultades.

En ambas estaciones de esquí, la temporada se extiende desde enero hasta marzo. Un consejo, si planeas ir, es conveniente reservar el alojamiento con antelación, ya que en la zona no hay demasiados hoteles. O también puedes ir y volver desde Marrakech en un solo día.


6. Hacer trekking en el Rif

En el norte de Marruecos, desde Tánger hasta Nador, se extiende la región montañosa del Rif. Un lugar ideal para los amantes del senderismo, las caminatas y el trekking, donde observar una variedad sorprendente de paisajes, desde cumbres nevadas hasta pinares, valles, collados o bosques más húmedos con cedros y robles. ¡Un ecosistema muy distinto al desértico!

La mayoría de rutas de senderismo parten de Tánger o de Tetuán y cruzan algunos de los parques naturales marroquíes más importantes, como el parque nacional de Talasemtane. Aquí es donde se puede ver el curioso “Puente de Dios”, un arco erosionado de forma natural en la roca que se situa en el cañón del río Fada. Otro de los imprescindibles para los amantes del trekking es la subida a la montaña de Yebel El Kelaa. Aunque el inicio del camino es la parte más dura, el ascenso es de baja dificultad, haciéndolo perfecto para aquellos con menos entrenamiento y pudiéndose hacer en un día si se empieza temprano. La recompensa al esfuerzo son las espectaculares vistas sobre el Rif desde la cima.



7. Enamorarte de Chefchaouen

Muchas de las rutas de trekking en las montañas del Rif incluyen la visita a Chefchaouen. Pero, aunque no tengas en mente hacer ningún recorrido de senderismo, la llamada “Perla Azul de Marruecos” bien merece una visita, ¿no crees? Un imprescindible para tu viaje a Marruecos en invierno, ¡apunta en la lista!

Lo que hace esta población tan atractiva para el turismo es que todas sus casas y edificios están pintados de azul. Una tradición que, aunque la ciudad fue fundada por bereberes, llevaron los judíos al instalarse después de su expulsión de España. Se dice que el azul representa el cielo, lo cual se relaciona con la proximidad a Dios y también con el concepto intangible de libertad.



Se la considera la “ciudad más azul del mundo”, ya que no solo las fachadas son de un intenso color azul, sino también las escaleras, las farolas, las mezquitas, ¡todo! Paseando por las callejuelas de la medina te enamorarás de Chefchaouen. Además, no puedes irte sin visitar la plaza central Uta el-Hamman, la fortaleza Kasba, la Gran Mezquita del siglo XV con su torre octogonal y, por supuesto, el zoco, donde encontrar cientos de productos artesanales. ¿Te lo vas a perder en tu viaje a Marruecos?

Ahora que has descubierto algunas de las mejores actividades y lugares a visitar de este país, ¿planificamos un viaje a Marruecos en invierno?




¿Te sientes inspirado? ¡Busca tu nuevo destino!

footer logo
Hecho con para ti