Blog de Viajes – eDreams icon
Blog de Viajes – eDreams
  •   7 min lectura

Si te gusta el norte de España, te traemos los mejores pueblos y espacios naturales que ver en Cantabria. En tu viaje no puede faltar la visita a lugares emblemáticos como El Capricho de Gaudí en Comillas, el Palacio de la Magdalena en Santander, el Parque Natural de Cabárceno, la Cueva de Altamira en Santillana del Mar, el Monasterio de Santo Toribio de Liébana o algunas de las mejores playas de Cantabria en San Vicente de la Barquera.
¡Descubre todos los imprescindibles que ver en Cantabria y empieza a planear tu viaje!



1. Visita la capital de Cantabria, Santander

La capital de Cantabria es uno de los imprescindibles en tu viaje. Lo mejor que hacer en Santander es pasear por su centro de calles peatonales y ver lugares como la Catedral, el Mercado de la Esperanza, la Plaza Porticada, el Banco Santander o  los Jardines de Piquío. Pero si hay algo que no te puedes perder en la ciudad es el Palacio de la Magdalena, situado en la zona marítima de El Sardinero. Este palacio, el más icónico de Santander, fue construido a principios del siglo XX por el ayuntamiento de la ciudad, que en 1906 lo regaló al rey Alfonso XIII por su boda con Victoria Eugenia. Se convirtió entonces en residencia veraniega de la monarquía. En su interior podrás visitar algunas de las estancias principales, como el Salón Real o el Comedor de Gala.

Palacio de la Magdalena en la Península de la Magdalena en Santander, capital de Cantabria

Muy cerca de Santander se encuentran algunas de las mejores playas de Cantabria. A lo largo de 20 kilómetros de litoral se extiende el Parque Geológico de Costa Quebrada. Una zona salvaje con acantilados, islotes, dunas, ensenadas, calas y mucho más. La Playa de Somocuevas, la Playa de Valdearenas, la Playa de la Arnía o la Playa de Portio son algunas de las más famosas que te recomendamos visitar. 

2. Diviértete en el Parque Natural de Cabárceno

¿Viajas en familia? A tan solo 17 kilómetros de Santander está el Parque Natural de Cabárceno, uno de los mejores lugares que ver en Cantabria con niños. No se trata de un zoo, sino de un espacio natural de más de 700 hectáreas que había sido una mina a cielo abierto. Actualmente, aquí viven 120 especies de animales procedentes de los cinco continentes, muchas de las cuales conviven como en su hábitat natural. Entre los grandes protagonistas de Cabárceno están los elefantes, las jirafas, los tigres, los rinocerontes o los hipopótamos pigmeos. Pero hay muchas otras especies, como osos pardos, dromedarios, leones marinos o monos.

Tigre tumbado en roca en el Parque Natural de Cabárceno, Cantabria

El parque dispone de más de 20 kilómetros de carretera para que los que los visitantes pueden observar a los animales desde sus coches. También se puede realizar la visita en teleférico o ver demostraciones en vivo, como la de aves rapaces. ¡Una experiencia única para toda la familia!

3. Admira joyas del modernismo en Comillas

A cincuenta kilómetros de Santander se encuentra uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, Comillas. Además de por su encanto de pueblo costero, Comillas es famoso por albergar grandes obras del modernismo catalán fuera de Cataluña. La joya de la corona es la Villa Quijano, más conocida como El Capricho de Gaudí. Este palacete fue encargado por el indiano Máximo Díaz de Quijano a Antoni Gaudí, que se inspiró en elementos orientales y mudéjares para crearlo. El exterior está cubierto en su mayoría por azulejos verdes y naranjas. Destaca la torre en forma de minarete, que preside el pórtico de entrada. Para seguir la ruta modernista, no te puedes perder la Fuente de los Tres Caños, del también arquitecto catalán Lluís Domènech i Muntaner.

El Capricho de Gaudí o Villa Quijano en Comillas, de lo mejor que ver en Cantabria

Otro de los imprescindibles que ver en Comillas es el Palacio de Sobrellano, que el primer marqués de Comillas encargó a Joan Martorell. Este arquitecto catalán diseñó el imponente palacio de estilo neoclásico junto con la Capilla Panteón donde están enterrados los marqueses. Además, en el interior del Palacio de Sobrellano hay muebles diseñados por Gaudí. Ahora que ya sabes por qué Comillas es uno de los lugares que ver en Cantabria, ¡apúntalo en tu ruta!

4. Viaja a la prehistoria en Santillana del Mar

¿Sabías que se conoce a Santillana del Mar como “el pueblo de las tres mentiras”? Porque ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Es una parada imprescindible en tu ruta por Cantabria porque, desde 2013, forma parte de la red Los pueblos más bonitos de España. Uno de sus atractivos es su centro de calles adoquinadas y casas tradicionales cántabras con balcones de madera llenos de flores. En la Plaza Mayor encontrarás el Ayuntamiento y las torres góticas de Don Borja y del Merino. Pero si hay algo que no puedes olvidar en Santillana del Mar es visitar la Colegiata de Santa Juliana, uno de los edificios románicos más importantes de Cantabria, construida en el siglo XII sobre un antiguo convento. Junto a la Colegiata también podrás ver el Palacio de los Velarde, de estilo renacentista temprano.

Pintura prehistórica de bisonte en el techo de la Cueva de Altamira en Santillana del Mar, Cantabria

Después de conocer el casco antiguo de Santillana del Mar, una de las mejores cosas que hacer es visitar la Cueva de Altamira. Se encuentra dentro del sitio arqueológico Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España, Patrimonio de la Humanidad desde 2008. Es una zona arqueológica compartida con Asturias, en cuyo territorio está la Cueva Tito Bustillo. La Cueva de Altamira se considera la Capilla Sixtina del arte prehistórico en España. Los homo sapiens que la habitaron hace unos 15.000 años decoraron paredes y techo con pinturas policromadas. La mayoría representan animales, siendo especialmente famosos los dibujos de bisontes. Para conservar las pinturas, se creó una NeoCueva, reproducción de la original, que es la que podrás visitar.



5. Prueba las famosas anchoas de Santoña

¿Quieres degustar un manjar cántabro? En Santoña, las anchoas son las estrellas de la gastronomía. Este pueblo pesquero famoso por su industria conservera, especialmente por la anchoa en aceite o en salazón que se exporta a nivel internacional. Además de por esta delicia, este es uno de los lugares que ver en Cantabria por sus fortificaciones. Hablamos del Fuerte de San Martín, el Fuerte de San Carlos y el Fuerte del Mazo o de Napoleón. Su objetivo era proteger la entrada a la Bahía de Santoña, un punto estratégico en las guerras contra Francia.

Faro del Caballo con mirador al mar en el Monte Buciero, en Santoña, Cantabria

Otra de las mejores cosas que hacer en Santoña es la ruta del Faro del Caballo. Situado en la ría de Santoña, en un acantilado del monte Buciero, el faro se asoma al mar con unas vistas incomparables. Eso sí, para disfrutarlas, deberás bajar 685 escalones bastante empinados (y volverlos a subir a tu regreso). Si te apetece tomar un baño, deberás bajar otros 111 escalones más. Te aseguramos que las aguas turquesas de la ría merecen el esfuerzo. Aunque,  también puedes realizar un paseo en barco por la Bahía de Santoña y contemplar el faro sin sudar. ¡Tú eliges! 

6. Disfruta las playas de San Vicente de la Barquera

¿Tienes ganas de mar? En San Vicente de la Barquera podrás disfrutar de algunas de las mejores playas de Cantabria. Una de las más populares es la Playa del Tostadero, al lado del Puente de la Maza, que atraviesa la ría de San Vicente. Otras son la Playa de Merón y la Playa del Rosal, que juntas forman un arenal de más de tres kilómetros con vistas al Parque Nacional de los Picos de Europa. Si practicas surf, no te pierdas la Playa de Gerra, donde podrás cabalgar sobre el fuerte oleaje.

Playa de Merón con extenso arenal en San Vicente de la Barquera, Cantabria

Además de las playas, lo que convierte a San Vicente de la Barquera en uno de los pueblos más bonitos que ver en Cantabria es su casco histórico. La llamada Puebla Vieja guarda muchos tesoros, como las murallas con la Torre del Preboste, del siglo XIII, que es una parada importante en el Camino de Santiago de costa. También encontrarás el Castillo del Rey, el Hospital de la Concepción y el Palacio de los Corro. Pero el edificio más emblemático del centro es la Iglesia de Santa María de los Ángeles, de estilo gótico, que alberga en su interior una retablo barroco y una talla de Cristo crucificado.

7. Descubre Potes y Santo Toribio de Liébana

Potes es el pueblo más visitado del Valle de Liébana. Es uno de los puntos de acceso más populares para visitar la parte cántabra del Parque Nacional de los Picos de Europa, cuyas cumbres se aprecian desde este pueblo. Pero no es solo famoso por esto, sino por el encanto de su casco histórico, que fue destruido por un incendio durante la guerra civil y reconstruido posteriormente. No te puedes perder la Torre del Infantado, la Iglesia de San Vicente, la Plaza del Capitán Palacios o los diversos puentes sobre el río Quiviesa, como el de San Cayetano. Tampoco te vayas sin probar el cocido lebaniego, hecho con garbanzos de Potes, verduras, ternera, morcilla, tocino y relleno, una masa de miga de pan, huevo y chorizo.

Torre del Infantado y puente sobre el río Quiviesa en Potes, Cantabria

A tan solo dos kilómetros de Potes se encuentra el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, perteneciente al municipio de Camaleño. Este monasterio franciscano de estilo romano y gótico es un importante lugar de peregrinación cristiano. Su iglesia guarda reliquias del Lignum Crucis, concretamente, dos trozos de madera de la cruz que cargó Jesús. Después de ver el conjunto del monasterio, te recomendamos acabar tu visita en el Mirador de San Miguel, para disfrutar de las increíbles vistas sobre el Valle de Liébana.

8. Relájate en las aguas termales de Puente Viesgo

¿Sabías que Puente Viesgo es famoso por sus aguas termales? En este pueblo se encuentra el Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo, uno de los más renombrados del norte de España. Allí podrás bañarte en aguas mineromedicinales que proceden de un manantial natural en el margen del río Pas. En este complejo formado por dos edificios encontrarás  balneario, hotel, restaurantes y el Templo del Agua, con una gran piscina central, jacuzzis, saunas y mucho más. ¡El lugar perfecto para relajarte y finalizar tu viaje por Cantabria!

Iglesia de San Miguel en Puente Viesgo, ciudad termal de Cantabria

Pero, no todo son aguas termales en Puente Viesgo, también merece la pena visitar la Iglesia de San Miguel, que conserva la torre original del siglo XVII, la Casona de los Fuentes Pila, de estilo neo-montañés y sede actual del ayuntamiento. Sin olvidar las Cuevas de Monte Castillo, un conjunto de cuatro cuevas paleolíticas que datan de más de 40.000 años atrás. La principal es la Cueva del Castillo que cuenta con casi 300 pinturas rupestres, siendo estas más antiguas que las de Altamira. También se puede visitar la Cueva de las Monedas, llamada así porque en su interior se encontraron 20 monedas del siglo XVI, de la época de los Reyes Católicos. Termina tu visita en el mirador junto al sitio arqueológico, ¡tendrás las mejores vistas sobre Puente Viesgo!



Si después de leer este artículo te mueres de ganas de probar las anchoas de Santoña, el cocido lebaniego de Potes y de descubrir todos los lugares que ver en Cantabria, ¡no esperes más y pon fecha a tu viaje!




3 comentarios to “8 lugares imprescindibles que ver en Cantabria

  1. Visita súper recomendable la destilería Siderit en Puente Arce Cantabria tiene el museo con la mayor exposición del mundo de ginebras.

  2. Revisa el post de comillas hablas sobre las construcciones de Dalí y lo confundiste por Gaudí. Buen post gracias.

Si tienes alguna duda por favor visita nuestro Centro de Ayuda o contáctanos en Facebook o Twitter
footer logo
Hecho con para ti